La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Del marketing agresivo al marketing violento

Por: Sandra Ricco

 

Existe una única diferencia entre el marketing agresivo o competitivo y el marketing violento: la ética. Porque en marketing existe la ética. Sí, en el marketing cultural también; y en el político.

Hoy hay campañas que lejos de fomentar la dignidad humana o por lo menos no dañarla fomentan el odio, la violencia, la desigualdad y crean miseria espiritual.

En la carrera de marketing que se cursa en 5 años existe la materia de derecho internacional donde se abordan los derechos humanos. También como parte de la licenciatura y postgrado existe el semestre que enseña el marketing social, el político; y el marketing cultural como una opción a elegir al terminar la carrera (por ejemplo en editoriales), vértice fundamental que se rige por la ética en marketing que enseña a distinguir entre las campañas de publicidad (materia obligada para luego poder dirigirlas) que contienen mensajes subliminales, y que dañen los valores universales de sociedades donde se exhibirán.

Para no contribuir a ello, apegándonos al derecho. El marketing o mercadeo que mostramos a continuación en decadente en toda la extensión de la palabra, invoca y evoca a los sentimientos de inferioridad, bajo el falso feminismo o en otro caso machismo pero sobretodo, violencia en un contexto de lujo, y excesos, en un mundo donde la carencia de valores y alimentos, comienza justamente adquiriendo productos y servicios de marcas que agreden los derechos de igualdad y dignidad, de transparencia.

Recordemos que la dignidad como valor humano a respetar es un bien intangible que no podemos comprar. Se tiene o no se tiene. Entonces ¿por qué transgredir este valor tan anhelado que muchos se esfuerzan en construir? Porque es un marketing repugnante que debemos evitar por nuestro bien social.

Usted, ¿qué tipo de marketing hace? ¿Qué tipo de productos consume? Seamos coherentes con el tipo de mundo en que queremos vivir para poder exigir desde su raíz un alto a la violencia de todo tipo.