La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Todo México




La Sierra del Tigre

Será por la verdad que yace en la obra literaria surreal y profética de nuestro escritor Rulfo como el ¿Llano en Llamas?



Vamos a Mitla

Está a solo 40 kilómetros de la ciudad de Oaxaca y es el espacio arqueológico que rinde tributos a San Pablo. La presencia humana data del 7000 años a.C La cultura Zapoteca y Mixteca del periodo postclásico reinaba este lugar, junto con sus dioses y ofrendas a la tierra, al aire, al agua y fuego.



Ballet Folklórico de México

¡El diablo siempre burlón, juguetón y sinvergüenza se presenta en escena y hace su jugada! Una coreografía que nos muestra el equilibrio entre bien y el mal, donde el diablo, decide quién pierde y quién gana, dejando en claro que no somos más que títeres y que la vida es un juego



Comitán de las nueve estrellas

Es muy temprano, y está enfriando, el olor a humedad de sus piedras y canteras aún se perciben como un recuerdo de la lluvia del verano.




Parras, Coahuila. El Valle de los Pirineos

Así le llamaron los españoles a Parras, Coahuila por su paisaje tipo europeo y fertilidad que daba trigo, olivo y vid. Y es la vid la que hoy representa a Parras en todo el mundo 




El Vizcaíno, un desierto sobre el mar

Partimos con la complicidad de la Sierra de la Giganta a nuestras espaldas. Visitamos el Parque Nacional de la Ballena Gris, sí, Aun un podemos disfrutarlo. “Ven, vamos a acampar, mis abuelos todavía lo hacen...”











Dolores Hidalgo, Guanajuato

Venir al Bajío es siempre como sumergirse en el mar de aquel pueblo con valor y valores, de artes, culinaria y de creación. Porque como dijo Pablo Neruda "La felicidad es nuestro interior, por lo tanto, ella no depende de qué tenemos, sino de quiénes somos".



Cuernavaca, la eterna primavera

Vamos a la llamada por los extranjeros “Ciudad de la eterna primavera”. Será por su clima templado todo el año.



Guerrero Negro

Son las 5pm nuestros niños corren, trepan y se empapan de las Dunas que parecen de Azúcar y se olvidan que estamos justamente en coordenadas de lo que se llama terrenalmente estar a la buena de Dios.