La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Día de muertos en México

Por: Sandra Ricco 

El Día de Muertos, celebración icono de México, es tradición prehispánica y significa renacimiento.

Observo en la carretera la cruces... las cruces representan en este viaje flores de temporada, mosaicos e inscripciones, y son una celebración a la muerte.

Huele ya a guayabas y tamarindos que anuncian a las próximas piñatas.

Es en Michoacán donde las representaciones se mantienen más, es la fecha de 1 y 2 de noviembre cuando acuden millones de locales y turistas para no perderse la fiesta y peregrinar.

Sus calles empinadas y empedradas, se llenan de flores moradas y naranjas, arreglos y coronas, ofrendas, mientras sus habitantes recorren las calles de olor a inciensos, convencidos de que todo ello, ayudará a sus difuntos a llevar mejor su paso al más allá... si es que fuera posible.

Para el mundo esta celebración es uno de los eventos mas relevantes del patrimonio universal como una de las representaciones culturales y antiguas de mayor fuerza en los grupos indígenas de nuestro país, acontecimiento con enorme valor sociológico ya que es el encuentro anual entre las personas que celebran a sus antepasados, llevando una función anímica al recordar el lugar del individuo en el seno de un grupo y ello contribuye a la afirmación de la identidad.

Las tradiciones mexicanas se alimentan de fe, sueños, humor, creencias y rituales...

Es el Día de Muertos una de ellas, y cuando se celebra a los que ya no están pues (se nos adelantaron) es su recuerdo en el corazón, así como sus gustos en la tierra con lo que los revivimos. Puro ingenio...

Como en las calaveras que comemos con los nombres de amigos vivos o muertos recordándolos.

La fiesta de día de muertos celebra el 1 y 2 de noviembre el recuerdo de los que murieron: niños y adultos, honrando así sus memorias en una representación parecida a una opera real, donde los sentimientos son auténticos. Algo que los expertos afirman es también sano y terapéutico para vivir el duelo.

Recuerdo la Divina Comedia...

En el mundo prehispánico la muerte no tenia connotaciones morales o religiosas, como el infierno o paraíso, castigo o premio, aunque, se creía que ir al Omeyocan, el hogar del sol, si era un privilegio, y era para los guerreros de la vida, los que morían en combate, un privilegio que se consideraba desde entonces. Las mujeres que morían en parto también lo habitaban pues eran guerreras, así que el sol las tomaba por compañeras en reconocimiento a su valentía.

Todo corresponde con un destino...

Los que morían en el agua o ahogados iban al lugar de Tláloc el Dios de la lluvia, un sitio relajante pero no tan feliz como el anterior.

El siguiente nivel era un cuarto obscuro, donde se iba a descansar sin ver la luz ni poder salir.

La Celebraciones que se dan con más fuerza y días en Pátzcuaro y el Bajío, donde se tiene que ver con el origen e historia de la misma fecha.

Consisten en montar una mesa o altar llena de color, con papel picado y flor de cempaxóuchil que representa la luz, fotografías, calaveritas de dulces típicos como chocolate, amaranto, o gomitas con comida típica, tequila, mezcal y mole, y el tradicional y exquisito pan de muerto que luego comerán todos de postre.

La UNESCO declaró patrimonio "inmaterial" de la humanidad a estas festividades.

De origen prehispánico y desde las etnias purépecha, mexica y maya la fiesta del Día de Muertos desde hace por lo menos 3000 años durante el noveno mes, es decir cerca del inicio de agosto dentro del calendario solar mexica. 

La celebración era presidida por la diosa Micteacíhuatl, conocida como la dama de la muerte, de quien se inspiró el gran artista José Guadalupe Posada para crear la famosa Catrina, premiada y reconocida y reproducida en todo el mundo.

La muerte es un símbolo emblemático de la cultura mexicana, al celebrarse o llevarse al sarcasmo, como es el caso de las calaveritas de dulce o chocolate inscritas con el nombre de vivos y muertos lo que causa admiración, y también temor en otras culturas por generaciones, así se han generado creencias diversas entorno a la muerte desarrollando nuevas tradiciones.

México, un país rico en tradición y rituales con sentido cultural y humano...un aspecto que conforma su identidad. 

Así es tan diversa la forma de festejar el día de muertos, que varia de Oaxaca, a Mérida y hasta Baja California enriqueciéndose.

Preservar su dimensión estética, cultural del creciente número de expresiones no indígenas y de carácter comercial, es responsabilidad de quienes habitamos México.

Tradición a honrar es el día de muertos, porque es parte de nuestra identidad, y la identidad es la fuerza que mueve nuestra existencia. Celebremos... aunque sea comiendo delicioso pan de muerto y calaveritas, eso sí, con café y piquete.