La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Durango

Por: Sandra Ricco

 

Estoy en San Dimas, Durango, muy cerca al norte está Tayoltita donde hay leyendas de pacto con el diablo.

Hace años los habitantes querían poner una tubería para surtir de agua al pueblo, era la cabecera municipal. Una Misión difícil por la topografía del lugar.

No había técnico ni ingeniero que se aventara a hacerlo luego de ver el terreno intrincado.

Porque se trataba de atravesar un cerro de roca maciza con un tubo delgado.

Entonces un hombre de apellido Milán, pidió unos millones de pesos por lograr el trabajo a como diera lugar, dicen que era una gran cantidad de dinero.

Aceptaron contratarlo porque el pueblo necesitaba el agua urgentemente; Y porque creían que seria imposible que lo hiciera realidad.

Así que por lo menos lo intentarían y al final de no estar terminado el trabajo, el dinero estaría de regreso.

No regresó el dinero, a la mañana siguiente de haberlo pagado la tubería apareció colocada exactamente como se había solicitado y el agua que corría ya alimentaba el pueblo de San Dimas.

Imposible que usted meta ni un clavo entre la roca y el tubo, vaya ni un alfiler, porque el agujero está hecho a la medida” e dijeron a Milan.

Dicen en el pueblo que Milán venido su alma al diablo y que cuando todo estuvo listo en diablo lo aventó contra las rocas del fondo…la gente no lo creía pero un día la gente fue al lugar y era como su el tubo para el agua hubiera atravesado un pan fácilmente, un tubo con 5 pulgadas de diámetro. Tubería instalada perfectamente.

Allá arribita - me dicen- hay una laja donde se ven los cascos del caballo del diablo, es pura roca …y las huellas grabadas en la piedra, abajo en las peñas hay unas rocas coloradas como si fueran manchadas de la sangre del señor Milán, la hemos querido limpiar pero no se limpia. Ya hasta un cura vino a bendecir el lugar.

Pero que creen? La única que salió ganando fue la esposa de Milán, ya viuda se quedo feliz con los millones .

La tubería ya nunca la usaron, porque dicen que está maldita y que quién tome agua de ahí está regalando su alma al diablo”

Toda una metáfora de la ideología noble, ingenua y al mismo tiempo malévola del mexicano, donde creen y saben de cierto de las consecuencias de acudir al llamado del mal, tendrán consecuencias graves e irremediables.

Cueste lo que cueste el arriesgue. Es perder perder.

Una parábola de cara a las elecciones.