Polanco Mexico CDMX Masarik
      La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Polanco, liceo mexicano

Por: Sandra Ricco

Los aficionados  a los barcos navales a escala, migrantes asentados, se reúnen para jugar los sábados o domingos en los espejos de agua del Parque Lincoln, Polanco.  

Colonia Ubicada en la delegación que mayor PIB genera como riqueza material y educada en la inmaterial que está al Norte del Bosque de Chapultepec.

Son las 10 a.m y voy llegando por Hegel a una de las puertas de la ciudad.

Será por ser verano, los autos van levemente mas despacio y tocan menos el claxón.

Las Casas de estilo Californiano son las primeras en construirse en 1950 en esta area, y aun se evita, con firmes protestas que sean derribadas para construir mas edificios como  sucede en las colonias contiguas. Pero la arquitectura de vanguardia esta a la vista, Vamos al Museo Soumaya.

Porque su comunidad es muy activa no solo para charlar tranquilamente. La Mayoría se reúnen también para organizarse en grupos que permitan la supervisión y cuidado de su gente, sus casas, parques etcétera.

Este es un ejemplo comunitario de acción positiva, recientemente las obras desquiciaban este importante centro de desarrollo urbano…y lo arreglaron.

Áreas verdes y espacios libres de basura permiten una larga caminata que debería poderse hacer en toda la ciudad de México. El Museo Tamayo queda aquí a Lado.

La perfumería de la esquina que compite con la de Carlos en su Sanborns, me invita a probar esencias de pepino. Vamos a caminar sobre los Campos Elíseos  que antes fue un Río hasta llegar a la  casa del maestro Siqueiros

Avanzo por Tennyson calle que me recuerda la alegría de llegar temprano cuando Trabajaba en Milenio Diario.

Es verde su perímetro sobre un cuadrilátero, que  es directamente proporcional a la cercanía paralela con Avenida Masaryk, Campos Elíseos y Reforma…sitios donde se asientan la cultura, las compras y los negocios como los diplomáticos.

El parque del reloj es la parada primera. Quedan algunos charcos de la lluvia de anoche y algunos niños y bebes aventureros se ponen a brincar sobre ellos…

Porque los niños pueden jugar observados por adultos preocupados por su bienestar…sean parientes, amigos o que mas da. Son nuestros niños.

Tranquilo…un ambiente seguro porque sus civiles no le dejan todo al Gobierno.

Su educación en general les avisa que hay que hacer cada quién su parte, así que ellos  se apoyan en las leyes y piden cuentas.

La educación, un factor de la vida de los Mexicanos que no puede ser variado a capricho, porque es el resultado. Y el Resultado es el camino para andar como  pretendemos inculcar a los Maestros que se rinden, que no quieren estudiar, que quieren vivir becados sin un promedio mínimo como en todas las Culturas e Instituciones.

Vamos…

Porque nos espera el avioncito donde juega Sandro del 1 al 10 y me recuerda que nos falta una piedra para que el juego sea completo. Los Padres han incorporado nuevos juegos, como los de equilibrio sobre unas cadenas donde algunos se atreven a sentar…

Invadiendo así el espacio vital infantil, porque nunca falta la ignorancia, sin importar clase social.

Hay Un perrito bien portado con su cadena, en la entrada del parque. Porque dice el letrero “No pueden ingresar Mascotas”, básico. de salud publica, de vivir en sociedad.

Sin embargo, con permiso, ellos pueden acercarse al cachorro. ”Siéntate” le dice el niño al perrito, y lo hace. Y entonces juegan un ratito.

Un pedazo del paraíso está a unos pasos…es el Aviario, si te atreves a disfrutarlo veras un Santuario. Las aves son felices aun en una circunferencia porque es su casa, y se les cuida con esmero y libertad limitada mientras son mayores para volar.

El Pavoreal camina frente a nosotros mostrando su palacio, nos presenta al Pato somnoliento sobre su pequeño lago, a la Garza y al Jilguero.

Pasear después es lo cotidiano, es mas de medio día, vamos a probar su gastronomía.

Las mesas alrededor casi están repletas, el aperitivo es esencial, personas hacen negocios mirando el paisaje y al vendedor de dulces al que le compramos mazapanes naturales.

Caminando  por el rectángulo del Parque vemos sobre sus bancas de piedra y azulejo a los trabajadores que terminan una obra, se comen su deliciosa Torta o unos Tacos de Maíz, miran de frente a los comensales de las terrazas como si se saludaran, y disfrutan por igual. Cuestión de Dignidad…que no tiene clases ni reaccionarios.

Un agua de Verano, con menta fresca y Jamaica…o un vino Rosado de La Cote dOr.

Pasan los vendedores de Telas y Mieles para el dolor. Un hombre se detiene:  <me dice: No tengo Trabajo, déme algo de dinero . Le doy alimento fresco,  mi sonrisa y un buen yogur con eneldo.

Caminemos…vamos a Educarnos al Museo. Retomamos el camino sobre Hegel donde abrieron una Tienda de Vino estilo Europeo. Pero los precios cambian “ de acuerdo al sapo es la pedrada” sopla una persona enojada. Cuestión de educación y comprar al mas honrado. Una ardilla se estira frente al Banco en los Elíseos Campos, trepada en un poste de Luz parece divertida mirando la escultura de Caballos.

Las Casas sobre Tres Picos recuerdan los años 60. Los Rosales extienden su aroma mientras el jardinero recorta los prados a ambos lados de la calle. Como si fueran comunitarios. El Maestro Siqueros en esencia, era de ideas de  progreso social.

Vamos a la casa  de David Alfaro Siqueiros…su Proyecto vivo.

Llegamos, y empieza a lloviznar. Parece cerrado el Museo pero nos abre.

 El pudo comprar está casa porque hubo una oferta en esa época, de terrenos e ideas, donde los intelectuales también podían vivir dignamente y contribuir al conociminto.

Un letrero que dice “Se Vende” me sorprende.

Mis pies descansan, me siento ligera en el espacio de Galera blanco, sin pretensiones materiales, o artísticas. El estado puro de la sabiduría de David Alfaro quedo aquí, y sin melancolía.  La instalación es profunda, está al fondo del Mural “La Marcha de la Humanidad” muestra la otra realidad un retroceso social para admirar. Me siento en Casa y Pienso en la Educación de Calidad. Porque El Maestro Siqueiros no regateo, entrego todo su saber. Y vendré una y otra vez, a estudiar, para trasmitirlo en  unas letras, que quizá solo una persona leerá: Tu. Gracias David Alfaro Siqueiros vecino Antiguo de la Colonia Polanco, Un Maestro de Verdad. Observemos la maqueta de  La Marcha de la Humanidad.