La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Bern, Suiza

Por: Sandra Ricco






Berna es la capital de la repostería fenomenal, es sede del gobierno suizo y de su Banco Nacional.

 

Bern significa Bârn, oso en cristiano ortodoxo.

Al fondo se escucha el concierto para piano y orquesta no 1.Opus 23 en alto poder como si la Sonora Santanera, fuera pero Tchaicovsky es.

Ovación de pie...

La autopista E 25 guía desde Breirenrain-Lorraine por la Uno...

Cuenta la leyenda del local de té, que un caballero malvado negó pan al a mujer pobre y así fue transformado en piedra, al desatender los ruegos de ella. Otro caballero fue enterrado vivo por un desprendimiento de rocas por la misma razón. Almas en pena.

Berna, inspirada etimología tomada del nombre del oso, Bär. A una latitud de 540 m.s.n.m su lengua es el dialecto Bernes del alemán suizo.

La atracción principal es el Reloj Zytglogge y sus osos en parques protegidos.

Se trata de un sitio que vive la realidad caminando al ritmo de las manecillas del reloj y recuerda el carácter de la ciudad: calculadora exacta.

Es casco antiguo es patrimonio universal de la UNESCO tan famoso como su queso Emmental.

Berna... con la cordillera del Jura de frente, conserva el patrimonio arquitectónico de panaderías reliquia en la región.

Fueron sus fundadores los duques de Zaringuia del siglo XII rodeada por el río Aar.

Adquirió así poder político y su primera colonización se remonta a la época pre-romana.

Bern cuenta con uno de los Paseos de pabellones encerrados o "lauben" para las compras sin frío, son los más largos de Europa donde adquirir joyería es opción en el mapa.

Su aire medieval y singular es desde el jardín de las rosas, se disfruta con vista espectacular y vino caliente para llevar.

Los chocolates son emblema, como su pan bautismal con la típica cruz que lo atraviesa.

Porque es el pan imperdible es el que lleva la rueda de la vida que celebra el nacimiento de un hijo. O para el bautismo.

La bendición y repartición del pan como la trenza bernesa como obra de los panaderos helvéticos desde el año 1430.

Cada pan es creado como obras maestras al ser cada una de ellas preparadas como si fueran para festines especiales.

Dicen que aquí los celtas hacían panes en la época precristiana cuando se hacían efigies para sus dioses y así dotarse de fuerzas divinas.

Obras en formas trenzadas a base de trigo cubiertas de chocolate para el domingo.

Es el famoso Appenzell es tradicional que se lleva las porras por sus caracoles de primavera compuesta con la felicidad del nuevo sol.

Dice el chef de las cuatro estaciones que es el pan de diciembre con el que celebran los panaderos y pasteleros el día de San Nicolás, haciendo figuras de muñecos que en realidad representan a sus regiones, respetadas por todos.

Sitio del trigo, porque en casi ningún otro lugar existen tantos tipos de pan como en Suiza, con casi 300 panes distintos y experiencia de 6000 años. La alergia al trigo se me olvidó.

A saber que Suiza es el depósito acuífero de Europa a proteger, mientras los banqueros locales ponen mas atención en las monedas... simplemente tres de los principales ríos nacen aquí, el Rhin, el Inn y el Ródano y alimentan a tres mares distintos: el mar del norte, el mar negro y el mediterráneo. Extraordinario.

Berna puerta a los Alpes, en el centro de Suiza donde se encuentra lo más "pro".

Calles de piedra con callejones medievales a recorrer, sin perder el asombro a la reflexión con tanta distracción.

Su catedral de estilo gótico es la obra sacra por excelencia de Suiza.

Fue terminada en 1475 y es la obra iconográfica medieval más importante del periodo tardío. Imperdible arquitectura.

La atracción principal es la obra del juicio final, una representación dentro de la catedral con un paisaje de la moral y el apocalipsis; que se respira por toda a ciudad con un aire clérigo medieval que según los estudios de la época evocan un juicio final justo. Imperdible Bern.