La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Issey Miyake

Por: Sandra Ricco 

 


Arte matemático

La filosofía de Issey Miyake es contribuir.

Viajar a Tokio y no visitar el templo de Issey Miyake es una mala broma.

Porque es la estancia perfecta para una master class entre valor y precio.

Sus escaparates de ropa están llenos de color sobre la esencia alegre pero discreta de su creador.

Issey Miyake Nació en Hiroshima en 1938. Una ciudad golpeada por la guerra.

Silencio…como en un museo. Sus colaboradores nos ofrecen un té.

 Puedo sentarme en uno de sus taburetes geométricos y luego,  tocar el arte en tela, uno de los momentos más elevados en mi experiencia obre moda.

El diseño no es una materia menor como lo demuestra Issey que emplea varianzas matemáticas y geometría  sobre la tela, matemáticas que no solo se ven, se tocan.

Issey es ecologista, por ello, explora nuevas formas para la producción de prendas que estén comprometidas con el medio ambiente.

Como si fueran esculturas, sus nuevas telas se cosen de ambos lados, dejando ver sus pliegues incluso sobre la seda.

Usar ropa como pequeños bloques,  que siempre permanecen, han marcado tendencia constructiva, lo que permite no dejar desperdicio.

Issey ha influido axial en la industria de la moda la  marca mas original: es la 132 5. Un original laboratorio.

Maestros en los números invitados a diseñar son parte del programa diario.

La lógica, el origami y las formas tridimensionales se someten a los pliegues para formar  espirales, cuadrados y rectángulos.

No se cuanto tiempo paso mientras admiraba el diseño, pero la calidad del momento por adquirir una buena prenda hecha con pasión, esmero y responsabilidad ecoambiental es invaluable.

Materiales reciclados para la elaboración de prendas son arte compuesto de aromas a te verde y jazmín, de su propuesta  arquitectónica textil.

El laboratorio 123 5. De Miyake es una muestra de un taller con ciencia aplicada en matemáticas comparadas, que no deja de mostrar la artesanía de su país natal Japón y la cultura de la elegancia simple y perfecta.