La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Palma de Mallorca

Por: Sandra Ricco


 El Invierno Op. 28

¿Dónde pasamos la mañana en la Cala o en la Palma? Es la pregunta inicial al llegar.

 

En La Cala.

Rodeamos entonces el paseo marítimo, calle que da la bienvenida al turismo muy bien presentada, sin basura, ni malas caras.

 

Dicen que los pobladores iniciales de Palma de Mallorca vivían desnudos.

A saber si por el calor o por el gusto de sentirse libres.

Que afortunados.

 

Recordando esto, como una necesidad básica, vamos a comer arribando a las Islas Baleares.

 

La brisa del Mediterráneo  siempre  es excitante, y la sorprendente cocina catalana-vasca, está  en lugares sencillos de comida corrida  como  las fondas, para disfrutar de mariscos y diferentes fusiones de arroces, una   exquisita oportunidad de reconocer tu sazón.

Buscamos un atardecer distinto…

Valdemossa en catalán es un poblado a media hora de Palma  justo en las montañas, famoso por su monasterio de monjes cartuchos, tan poco conocidos.

Sitio del virtuoso Chopin, quien acompañado de su amante escritora,  se retiraban a la creación en invierno. El a la música, ella a las letras.

 

En honor a ello, cada hora hay un concierto de piano  en el palacio del Rey Sancho, que me recuerda al Quijote, y que está incluido en el boleto de entrada al museo, eso sí es ganar ganar en

arte y sociedad.

 

Soller, está  a lado, una comunidad,  así que vamos a pasarnos. Aquí  descubrí las cuevas del Dracch  como una atracción solamente interesante.

 

Regresemos a Palma de Mallorca, aún estamos en España.

Mallorca siempre está listo para recibir personajes famosos, sobre todo en Verano, cuando literalmente “hacen su agosto”.

Yates muy nuevos, como si fueran montados para fotografía, embellecen la marina, están también  en las calas y pequeños puertos para nadar.

Las antiguas construcciones y sus jardines refinados de piedras pulidas y renovadas combinan muy bien cual obra naturista.

Huele a pan  ¿qué será?

Las deliciosas ensalmadas ya están haciéndose en viejas panaderías, como en  la Can Joan de Saigo, un pastel de melocotón y  una base de grasa de cerdo es su secreto. 

Dos que tres… diría mi abuelo cocinero.

Es  en la panadería  Form des teatro e  art noveau  con una fragancia divina saliendo de sus hornos y que todos podemos disfrutar un nuevo tipo de pan, no te lo puedes perder.

Regatas y paseos en Yate…lugar para revistas rosas que la mayoría solo puede disfrutar viviendo desde ellas. Provocando envidia,  dicen los católicos que es un pecado capital.

Afortunadamente, en Mallorca el nivel de vida es más adecuado en comparación salario, canasta básica, sus habitantes se sienten contentos de poder disfrutar de  las comodidades y disfrutes de un Pueblo  tan glamuroso, Famoso y bello. Aun así una encuesta de la realidad nunca caería mal.

Nado  en una Cala, en  sus aguas transparentes como debiera ser su gente, nado y me sorprendo del parecido con el paraíso en algunos de sus lugares sagrados.

Porque  no hay que despreciar la abundancia de Mallorca España, su lujo,  su confort, mejor vamos a compartirlo entre todos.

Mallorca, en su historia, fue conquistada por fenicios, griegos, musulmanes  y romanos,  junto con otra multitud de grupos étnicos,  es lugar de paisajes agrestes…acantilados en el mediterráneo…sitio misterioso.

Una curiosidad.

Aquí se habla mallorquín lengua nativa que conservan, español y en su mayoría catalán 

La isla no es plana, es más bien montañosa, de paisaje algo y muchas rocas, naranjales y edificios de piedra de siglos atrás como el XVII.

Palma tiene una catedral única por su sello gótico, le llaman de cariño La Seu, está  cerca de un puerto y molinos de viento, calles estrechas de adoquines con terrazas al sol.

Los Museos son buenos El Ballard Museu d´ Modern Contemperan y  La Fundación Joan Miró Otro, es el museo Palau March..

El Castillo de Bellver  también esta lindo.

La isla cabrera es imperdible,  desde aquí se puede ir en ferrocarril de regreso al inicio: el puerto.

 

En los años 50” (y en Mónaco hasta hoy) se le llamaba a Palma de Mallorca la Isla de Los Grimaldi, porque eran los príncipes de Mónaco, también Europeos,  los que promovían más, viajaban por temporadas e invertían en Mallorca, aun lo hacen hoy.  Tratando bien a sus colaboradores y pagándoles lo justo. Promoviendo el empleo y turismo.

Nada de caciques abusivos.

Gran hallazgo de agradecimiento a lo bien logrado con negocios moderados según me instruye un anciano mallorquín.

Dudo.

Ahora.

Vamos a las Islas hermanas de Palma  a pasear… son Ibiza Menorca y Fomentera que vendrá en la siguiente entrega.