La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

París, azul horizonte

Por: Sandra Ricco



PARÍS.- Escapamos de las letras catalanas medievales y castellanas y en silencio.

Y a ¡Paris!

Una vez que te “montas” un viaje al Hexágono como a caballo Pura Sangre, jamás dejarás de adorarle pues te adorará igual.

Porque esta hermosa ciudad tiene para todos.

“Si tu me dices ven lo dejo todo…” Cantan Los Panchos en una antigua tienda de Champagne  para el aperitivo en el centro de Paris, justo cuando se celebra la fiesta del vino, una celebración por la buena cosecha por los locales de Francia; una razón imperdible para venir por el EuroStar como fue mi primera visita desde Londres en mis 20.

La Fée Clochete y Amour.

Ciudad de las luces para mi, porque muestra su esplendor a cada uno de acuerdo a la edad y el momento, axial es cada barrio, como cada región siendo único e irrepetible, tal como una relación de amor de cualquier tipo... como el de madre e hijo,  así de pronto nos saludan pequeños traviesos como  amigos; y comemos helados y pasticería de varias regiones de camino en Montmatre… un sitio que en el paradigma colectivo está reservado solo a intelectuales. Pero la vida familiar nos saludó ¡que súper!

Un Jour Comme un Autre

Montmartre se mantiene preservada dentro de un pequeño circuito o pueblito que tiene todo lo que necesitas si lo que te late son los libros, conocer personas inteligentes, el buen comer y claro... un kinder en mi ocasión.

Increíble es caminar a pequeños pasos y de pronto ¡local con toda la prensa mundial! Libros para niños y tiempo para dejarse ir escribiendo Postales.

Pendiente tenía escribir sobre París y regresar también... aunque sea en este viaje de Photo y Viñedos.

En París jamás se está solo porque quienes afirman que es una ciudad difícil ¡tienen razón! Pero lo es por la prisa y las exigencias de la vida cotidien, otros dicen que es invivible, pero no me lo parece; más bien instalarse al principio, luego ellos, los parisinos auténticos son como siempre o très mauvaistrès bien.

Al llegar al Aeropuerto Charles de Gaulle hay que poner mucha atención pues tiene nuevos caminos y es posible extraviar... temporalmente algúna bolsa con objetos muy personales.

L Amour Poema

El Clima es perfecto - también el político- sin frío y un sol que hemos traído a cuesta desde México, solo algo Vulnerable.

El taxi que nos lleva a uno de los sitios más antiguos del mundo no es común más bien parece detectivesco pues nos da un tour por el Famoso “Puente del Alma” donde murió la Reina de Corazones Diana de Gales, luego algún “baño de pueblo” por un barrio muy pobre y tarda un poco en subir, con el ánimo, pues esta zona está en la montaña y puede parecer a veces un laberinto difícil de acceder.

Oui Oui

Observo las callejuelas y de verdad han ganado terreno las motos Vespas pues sobre el adoquín y su estrechez es difícil pasar. Esta zona bohemia me recibe en un caos cautivador y renovado un “ Paris Combo”.

Ocasión para dormir en la boheme blindada, con varias ofertas de Hotel a buen precio pero la zona de Madeleine o la Opera  son una recomendación.

Confortables también por si al teatro, un entrecote comer y las compras  partir… y ¡a la Perfumería!

Baguette Quarte... En Douce.

Luego de la reflexión, descubro a Paul a un lado... comimos en el parque su baguette, lo familiar  tan cerca de Moulin Rouge... totalmente cerrada en el día “un fantasma” que no se nota y sin sarcasmo, ya los conozco.

Ideal para compartir con niños por sus terrazas y el Sagrado Corazón, su catedral parecida a Saint Michel imperdible aun en esta ocasión cuando al parecer la noche anterior vagabundos dejaron basura de cerveza y vidrios por doquier cuando pasan niños  y adolescentes de vuelta de la escuela algo realmente intolerable...  again.

La Mer Opale

Escuchamos de fondo el acordeón de Estefan, aunque no es él... En Douce y duro 2:24.

Aun así subimos al monte cual mexicanos que han pasado por las más difíciles y disfrutamos hasta de la terraza y el Carrusel de Caballos.

Pero a la vista la Mar Azul Horizonte de mi Diamante…

Mientras disfrutamos de locales llenos de vida como las fruterías exquisitas, queserías, sobrevivientes de sus inmigrantes… pollerías, florerías y hasta oficinas postales y librerías felices ¡aunque pequeñas!Gelatos italianos nos dejaron la enorme sonrisa de por medio con sorbete de mango y limones... mirar pasar la vida en sus terrazas con petite déjeuner de croissants rebosantes de mermeladas y mantequilla, un jugo mitad artificial y petite café, son un apetitivo para el día.

Montmartre sin duda  es el alma “anciane” de París que nos abre y cierra puertas mientras no avanece la France como me cuentan. Y de aquí a Víctor Hugo... a la Tour Eiffel. Y hasta Saint Michel de P. y Alsace.

La Fée Clochette... en la próxima entrega