Zúrich Turismo Viaje Suiza
      La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Zurich, vanguardia urbana

Por: Sandra Ricco




Zürich se yergue tranquila y vanguardista, aun en medio de la crisis financiera internacional, a saber que es el centro mundial financiero respaldado por una envidiable ciudad global y bancaria por excelencia.

Resulta excéntrico visitar Zürich, ubicada entre Berna y Lucerna, lugares mágicos de los que daremos cuenta en otra entrega.

Ciudad establecida a orillas del río Limmat justo donde se encuentra con el lago Zürich; que es donde están las más grandes y prestigiadas compañías banqueras, si es que ¡todavía las hay!

País de cuento, de Heidi, lugar que permite soñar, donde es posible apreciar los alpes cubiertos de nieve, y es paradójicamente, la ciudad más grande y capital de Suiza, y una de las más pequeñas del mundo que puede apreciarse en el casco viejo de la ciudad, conformada por los celtas, alemanes y galos, y donde un tercio de la población son extranjeros. Huellas del pasado celta se observan en sus calles de origen medieval porque la belleza de su arquitectura gótica y barroca le otorgan una belleza única e histórica.

Tan sólo llegar es curioso ver los trenes que recorren sus calles, y la nieve que cubre los alpes y deslumbra como el sol de baja, impresionante.

Lo mejor es recorrer andando la calle principal, la famosa Banhofstresse que se ubica justo enfrente de la legendaria estación de trenes construida en 1871, pasar por la tradicional confitería Sprungli, una costumbre desde 1836, para probar su famoso postre Luxemburgeril, pastelillos llamados originalmente besos, aunque en aquella época era mal visto llamarlos así.

Y donde está el famoso Credit Suisse, callejuelas, ventanas angostas, relojerías, y tiendas de joyería, que tienen entre 100 y 150 años, escaparates llenos de elegancia y clientes.

Turicum, que en latín significa Zürich, fue puesto aduanero y un fuerte romano a la orilla izquierda del lago Linmat, desde entonces han creado y construido su grandeza de sus antepasados celtas.

Ciudad de glamour sobrio, porque el carácter de los zuriquenses es tímido y reservado.

En la edad media se convirtió en un centro económico, cultural y religioso, y a lo largo del siglo XIII, cuando la ciudad consiguió acaparar poderes para ejercer el autogobierno a pesar de pertenecer al imperio romano germano en 1351.

Paradójicamente no existen a la vista rascacielos ni excentricidades arquitectónicas que desentonen con la prudencia innata de los Zürich, testimonio de ello resulta los tres monumentos en toda la ciudad, y están ahí en honor a empresarios emprendedores, y un sociólogo que impulsó las universidades públicas, que hoy son las mejores de Europa, y siguen siendo públicas, de donde han salido un puñado de premios Nobel.



El Pájaro de Fuego


Zürich siempre ha estado a la vanguardia de nuevos desarrollos lidereando fuerzas protestantes de la de la reforma en el siglo XIV. Sus empresarios fueron y son piedra angular de Suiza en el siglo XIX.

Artistas y viajeros de todas latitudes se congregan en Zürich, la ciudad banco por excelencia, a una temperatura en octubre de entre 7 y menos 2 grados centígrados, este otoño.

Realizar excursiones a la nieve es posible, o en bicicleta y barco a Berna o Lucerna, ciudades cercanas.

Disfrutar del ambiente Urban, sus deliciosos chocolates, esa deliciosa gastronomía a base de vino caliente, papas, carne y tomate es imperdible.

Aparentemente el clima económico es favorable y no es sólo la ciudad de los bancos, fue una meca cultural durante los siglos XIX y XX y un ejemplo son los múltiples compositores renombrados de Zürich, muchos de los cuales llegaron como refugiados y hoy son parte del orgullo nacional que se exporta como el movimiento Daidista, que nació en el gabinete de Voltaire en 1916.

Sus ríos son testigos silenciosos, como sus habitantes, o como la iglesia de San Pedro donde está la esfera del reloj más grande de Europa.

Son sus laberintos, callejones con motivos pintados en sus muros, visitar los vestigios romanos y salas de concierto, o sus teatros se mezclan con más de 500 bares y clubes, una inspiración o ilusión para saber que todo irá bien y a pesar de todo, al final todo es cíclico, y como siempre los primeros a salvo serán los bancos, y ¿por qué no? sus ciudades.