La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

California, donde nace el Sol

Sandra Ricco


 

Recibe California hacia el Sur a las 3 de la tarde con una luna creciente sobre el cielo azul, sin confrontarse con el Rey Sol, que la cubre, que la mece cálidamente…

Muchos años atrás, antes de ubicarse la California sofisticada en la historia y en la geografía del mundo, su nombre ya rodaba envuelto en de leyenda que cruzaba la mar.

 
 

Era la Reina Calafia, famosa guerrera y gobernante quien dominaba la región próspera de California y atraía por su riqueza en perlas y oro a navegantes, exploradores y piratas de las mas lejanas latitudes cuando aún no había fronteras geográficas, racismo y odio.

Con aproximadamente 3,364 km de costas, un tercio de todo el litoral marítimo de México, partimos de nuestro santuario marítimo en Los Cabos.

 

Santuario que compartimos espiritualmente, turísticamente, amablemente, como una región con la otra Alta California o la California de Estados Unidos de Norteamérica, amiga entrañable.

Naveguemos desde La Paz, de aguas suaves sobre un malecón de postales…la capital de Baja California Sur, que es anfitriona por excelencia, para admirar su arquitectura de influencia jesuita marcada por su historia, y esculturas de diversos artistas que se yerguen cual santos al atardecer.

Porque el Océano Pacifico baña al Golfo de la California Mexicana, como si la amara…

La Historia registró:“ Desde las nebulosidades de su prehistoria, Baja California, la tentadora, no ha dejado un solo instante, a través de los siglos, de embrujar a los hombres con su inexplicable y fuerte hechizo...”Con su belleza.

Porque California toda, habla todavía hoy un mismo idioma; el de la solidaridad, y sencillez espiritual a una voz que suena con fuerza por el planeta.

Hace aproximadamente cien años que fue separada como quien separa a dos hermanas. Fue Santa Ana; un dictador traidor y cobarde, que cedió territorio nacional extenso a cambio de una supuesta paz; que aún no llega.

Sin embargo, los Californios solo al pasear y surfear, desde la alta Big Sur hacia la Baja California Sur es que sucede el encuentro, hacen films, escriben y cocinan, cantan… así como hacer turismo juntos, como salir al patio a jugar, a reconocernos.

Su fuerza está en su historia adolorida por la crueldad que provoco poner en medio una frontera terrenal, con un idioma que ha sido dominado por sus habitantes a fuerza de querer entender al otro al nuestro, en español y en inglés.

California de corazón joven, entusiasta, de grandes filósofos y profesores, de ecología, de talentos cibernéticos y atletas.

De gente de bien enfocada que sabe el valor de ir al mar, a caminar o a acampar a buena hora, luego de un arduo día.

California con su libertad -que no ha de perder- cuenta con extensa geografía de oceanografía, para el deporte náutico, donde se han distinguido las aguas Mexicanas por su clima benévolo, amoroso, que resiste el embate Texano.

En 1510 se escribió un español “En la isla, -como se denominaba, además, había abundancia de oro que lo utilizaban para forjar sus armas. Un fragmento del capítulo CLVII del libro de la vida dice:

“Quiero que sepan una cosa la mas extraña que nunca por escritura ni por memoria de la gente en ningún caso hallar se pudo… y cómo de allí donde le vino el peligro, le vino la salud. A saber que a la diestra mano de las Indias hubo una isla llamada California, la cual fue poblada de mujeres…sin que algún varón entre ellas hubiese, que casi como las amazonas de valientes cuerpos esforzados y ardientes corazones. La ínsula en sí la mas fuerte de bravas peñas que en el mundo se hallaba; había también las guarniciones de las bestias fieras en que, después de haberlas amansado, cabalgaban”

Las Californias…refugio de pescadores sin distinción de clases, de la pesca comercial (controlada y conflictiva) amenazante y amenazada, de la deportiva, actividad que nos da de comer frutos celestiales.

Aquí, puede verse en toda su gloriosa plenitud la vivacidad de la vida marina, un principado de nobles especies en el fondo y altamar, también sobre la calle al caminar.

Carácter has de encontrar para sobrevivir al clima indolente, al malvado yugo de algunos gobernantes, y caciques.

Son las bellas fuerzas espirituales en el Trópico de cáncer...que de regreso te darán la certeza de que has llegado bien.