La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

Santa Bárbara, refugio de Chaplin

Por: Sandra Ricco





Con una superficie de 108.75 km cuadrados se encuentra Santa Bárbara, California justo entre Los Ángeles y San Francisco como uno de los recorridos más placenteros que conozco por su altura y vistas al Océano Pacífico.

Porque Estados Unidos de Norteamérica se está recuperando, vamos a visitarlos con sanos hábitos.

Este es un pueblo singular de arquitectura elegante fundado por Misioneros Franciscanos. Antes fue territorio mexicano.

Las montañas de Santa Inés son las que rodean la bahía y en donde vivían en cuevas sus indígenas chumash.

Pasear esta pequeña ciudad con banquetas y ruta clara es relajante, pues sus tonos blancos, aguas amigables y playas limpias es motivo de alegría.

La mejor forma de recorrer Santa Bárbara es llegar al Muelle Sterns o desde su Malecón, que va curveando sobre el mar y hasta la Universidad que da gran personalidad y frescura a este sitio; porque la ciudad vibra en torno a los estudiantes y festivales culturales, al arte.

El Palacio de justicia es hermoso, por su edificio, símbolos y lo que representa: La equidad. Extraordinario escenario... son sus porches o terrazas hoy abiertas en parte, lo que invita a convivir al aire libre además de la isla y goleta no muy lejos del centro en donde se realizan actividades deportivas acuáticas.

Montecito es parte del tour y alberga el legendario Hotel Montecito Inn que fuera hogar de Chaplin, su lugar secreto de descanso y donde se alquilan sus pelis por si quieres conocerle o hay tiempo.

Esta es una enorme casona restaurada, sencilla y accesible con muffin hecho en casa y exquisito café mañanero.

Pasar la tarde en su museo de arte moderno, o el de historia natural, visitar el teatro, y andar en bicicleta es posible en una miniciudad como ésta, plagada de buena energía que viene del mar, de estilo de vida purista en donde su mayoría seres Sanos, de corazón que late fuerte. El idioma inglés – español se practica frecuentemente como en los nombres de personas, calles o en la Misión, casas convertidas en Galerías y Museos de arte.

Todos se esfuerzan por comprenderse como una comunión de culturas.

Ven a conocer la Misión de Santa Bárbara fundada por los monjes Franciscanos que aun la resguardan.

Recorre una de las Universidades que en los sesenta y setenta realizaron resistencia "antiguerra" durante la guerra de Vietnam y hasta se perdieron vidas de jóvenes estudiantes en luchas para lo cual, Ronald Reagan tuvo que declarar toque de queda y traer a las fuerzas del ejército a la villa por largo tiempo para resguardarla.

Al atardecer se ven en la bahía fotógrafos que por cierto abundan y son geniales, artistas que recrean la belleza del lugar, sin embargo, es un sitio discreto como su gente, por lo que difícilmente, incluso en verano, se ve lleno, lo que permite cierto anonimato a los famosos que desean descansar.

El ambiente provinciano tipo mediterráneo es tan agradable y único porque cuenta con Lotusland un parque natural. También hay viñedos a visitar pues el vino de esa zona como Pinot Ruar es delicioso y existen varias rutas para degustar.

Santa Barbara sabe a cítricos, a uvas y granadas…

Huele a rosas en la madrugada.

Contrastantes resultan las tiendas lujosas pues es verdad, lo más atractivo de Santa Bárbara no es ese aire cosmopolita que muchos insisten en querer darle o esa fama de sitio lujoso y caro, Santa Bárbara está por encima de ese estigma algo que la juventud y arrojo de sus artistas y estudiantes le dan... ese mensaje etéreo intangible de "Aquí habrá futuro estés o no" algo que no tiene precio y que los mayores que se mudan a ese poblado saben muy bien en medio de la crisis actual.

En medio de la montaña o al pie de Bahía, Santa Bárbara California es un oasis joven de espíritu sembrador que mira al futuro, quizá otro legado del gran Chaplin.